Un tratamiento #RESPET significa tener en consideración a cada propietario y a cada paciente

28-01-2020
El evento que organizó Zoetis la semana pasada alrededor del concepto #RESPET con un grupo de 36 veterinarios evidencia que más de la mitad de los propietarios salen de la clínica sin saber cuándo han de volver tras un tratamiento.

El veterinario Ángel Sainz Rodríguez pasó del #RESPET al #RESVET en su intervencióndurante el encuentro al que Zoetis invitó a 36 veterinarios, el jueves 23 de enero, para construir el concepto #RESPECT en los tratamientos. Habló del manejo cuidadoso de los pacientes, de una preparación proactiva, de las modificaciones ambientales para reducir el estrés, del reconocimiento de las necesidades emocionales, de las técnicas de modificación del comportamiento de refuerzo y de un uso juicioso de los medicamentos. Implementar este tipo de herramientas conlleva un incremento de clientes.

Sainz Rodríguez admitió que la teoría es muy fácil y que lo difícil es llevarlo a la práctica. Puso, por ello, un ejemplo práctico en el ámbito de la desparasitación. La profesión está en un momento que reclama su carácter sanitario. Hay que transmitir al propietario que los veterinarios son una fuente de conocimiento y que las estrategias están basadas en ciencia. Más de la mitad de los propietarios salen de la clínica sin saber cuándo han de volver. Asimismo, hay que enfrentarse al Doctor Google. Todo el mundo mira en Internet antes de ir a la clínica. Y después examinan al veterinario, y vuelven a consultar en Internet tras la consulta para ver si les cuadran o no lo que se ha hecho en ella.

«Debería ser bastante sencillo individualizar los protocolos que utilizamos. Hay que preguntar si se pasea suelto, si tiene contacto con otros perros, si siempre va con supervisión, etcétera«, aseveró.

Esta individualización de protocolos no debe ir sólo enfocada al perro o al gato, sino también al entorno, como si hay bebés, personas inmuno-deprimidas o con discapacidad mental en el hogar, personas. Todo esto tiene un coste. Ofrecer un valor añadido en los tratamientos desparasitarios puede suponer fidelizar a los clientes.

La mejor herramienta para que te muestren respeto es mostrarlo tú. Los veterinarios elaboraron un kit de herramientas para mostrar ese respeto sobre lo que se necesita tener en la clínica, la información requerida y los retos concretos que hay en este sentido. Hubo «torbellino de ideas«, según expresó la organización.

¿Qué se considera un tratamiento respetuoso?

A esta pregunta intentó responder en su intervención Xavier Roura. «Un tratamiento #RESPET significa que, cuando tomo cualquier decisión clínica, no me baso sólo en lo que sé y creo que hay, sino que tengo en consideración a cada propietario y a cada paciente. Hay que buscar otros factores y esto es el respeto«, reflexionó. Propuso explicar bien los tratamientos y el objetivo que se persigue, para ser más que meros prescriptores de fármacos. Cada paciente se aborda de manera individualizada, con conocimientos que apoyen las decisiones.

«Si el propietario no está convencido de que el tratamiento prescrito es el adecuado, no se va a conseguir nada«, advirtió.

Hay que convencer a la persona que acompaña al paciente. Por eso, hay que fijarse en lo que el propietario necesita y hay que escucharle. La mayoría de los propietarios no tiene conocimientos, algo que hay que tener en cuenta. En tratamiento crónico es más difícil convencer al propietario porque es para un tiempo largo. Hacer un tratamiento #RESPET es convencer al propietario para que siga el tratamiento prescrito. El seguimiento, o compliance, es la mejor manera de convencer a ese propietario y permitirá saber si se están haciendo las cosas bien o no. Insistir y dar tiempo en explicar el tratamiento y cómo darlo es muy importante. A veces, el propietario prefiere cosas más caras si se lo han explicado bien. Los presentes apuntaron a la comodidad, al perfil de seguridad y a la facilidad de administrar a la hora de pensar en esos tratamientos respetuosos.

Por su parte, Virgilio MartínezMarketing Manager de Animales de Compañía de Zoetis, presentó el motivo de que crea que su gama de desparasitarios es la «más respetuosa«. «Creo que mi gama de productos es la que mejor cumple con estas cualidades que hemos visto: eficacia, usabilidad, amplio espectro, seguridad y polivalencia. Pero, quiero meter más cosas«, contó. Habló de sus productos con la molécula Sarolaner como Simparica, para pulgas y garrapatas. Defendió que no todas las isoxazolinas son iguales. «Mis productos necesitan menos para hacer lo mismo que los demás«, informó. Es decir, menos pastillas, por ende, menos dosis de principio activo. Aquí se puede tener en cuenta cuánto producto se necesita para obtener los resultados que se desean. La campaña de Sarolaner tiene el claim La dosis necesaria de respeto. Zoetis fomenta así un mayor #RESPET por las mascotas.

«Cada uno tiene que utilizar lo que más necesite en su zona«, recomendó. Simparica TRIO, para parásitos internos y externos, incorpora un trio de ingrediente en una combinación única de eficacia probada. Simparica es para parásitos externos. Stronghold PLUS es para gatos. Es el que menos mililitros necesita para poner al gato y no es necesario emplear guantes para aplicarlo.

FOTO PRINCIPAL: Ángel Sainz Rodríguez