perros de rescate

Los perros de rescate; una labor necesaria

Formar, educar, enseñar y hacer actuar a los perros de rescate es un proceso largo, pero indispensable para actuar en situaciones de emergencia.

Cuando se produce una catástrofe natural o un atentado terrorista los perros de rescate tienen un papel preponderante. Su trabajo se centra en la búsqueda y localización de las posibles víctimas de la catástrofe.

Este proceso de búsqueda es una actividad en equipo. Perro y humano forma una conexión necesaria para el buen funcionamiento del grupo cinológico. Los perros deben estar coordinados por un equipo humano en el que tengan absoluta confianza. Una vez localizados los indicios de víctimas por parte del animal es el equipo humano el que toma las riendas y planea las rutas y formas de acceso más adecuadas. La velocidad de actuación es capital en estos casos de extrema gravedad.

Métodos de búsqueda

Los perros no siempre rastrean de la misma forma, dependiendo de la situación a la que se enfrenten usan diferentes sistemas. No se puede comparar la búsqueda de personas vivas tras un terremoto con una búsqueda de víctima de secuestro. Existen tres tipos de métodos de búsqueda:

  • Por rastro: El perro se encargar de seguir el rastro de una persona desde un punto de partida. Intenta no perder el rastro desde inicio hasta punto final.
  • Por venteo: Recoge las partículas que hay en el aire y busca hasta que encuentra otras partículas similares a las que ha registrado.
  • Por olor de referencia: El perro se basa en el olor de una prenda de ropa u objeto de la víctima para iniciar la búsqueda.

Hay que tener en cuenta lo importante de los descansos para los perros a la hora de enfrentarse a estos retos. Puede resultar estresante y empeorar sus capacidades estar largos periodos de tiempo buscando sin detenerse.

No solo destinan sus funciones a labores de rescate. La detección de drogas y explosivos es esencial en su formación y ayuda a prevenir riesgos de seguridad nacional.

Historia en España

Los perros y su relación con la policía nacen en España en el año 1948, aunque esta función era de protección y vigilancia. Es en el año 1951 cuando se crea la Escuela de Adiestramiento de Perros Policía de la Guardia Civil.

Es ya en el año 1982 cuando se crea el servicio cinológico para apoyar a las unidades operativas en rescate, búsqueda y detección de drogas o explosivos.

En la actualidad son unidades operativas de élite que prestan ayuda en multitud de cuestiones y tienen renombre a nivel internacional.

Los animales una vez más demostrando su inteligencia y habilidades para colaborar con los humanos en una labor de tanta importancia. En Zootecnia creemos en ello.