El experto Juan José Badiola afirma que «no hay que bajar la guardia», pese a que el mal de las «vacas locas» está contenido.

El caso de Encefalopatía Espongiforme Bovina (EBB)detectado esta semana en una granja de Escocia ha puesto otra vez de actualidad el conocido popularmente como «mal de las vacas locas», una enfermedad ganadera que puede transmitirse a humanos en un letal cuadro de degeneración neurológica.

Desde hace unos años, la aparición de casos de «vacas locas» en granjas es escaso. Son aislados y responden frecuentemente a lo que los expertos consideran variantes «atípicas» de esta enfermedad veterinaria. Pero las autoridades sanitarias europeas no dan tregua y mantienen los estrictos protocolos de prevención y seguridad que se activan en cuanto se detecta un nuevo caso.

Badiola sigue investigando en estas patologías. «Tras años luchando contra esta enfermedad de forma muy rigurosa se ha conseguido que aparezcan pocos casos en Europa, de forma esporádica». «El mal de las vacas locas dejó de ser un problema sanitario, pero nunca hay que bajar la guardia», indica a ABC este experto.

Se consiguió atajar la crisis que desencadenó la proliferación de casos a principios de este siglo, pero eso no significa que esté erradicada la enfermedad por completo.

Más Información: ABC.es