Contaminación marítima

8 millones de toneladas de plástico provocan la contaminación marítima.

El planeta se encamina a una crisis climática sin precedentes. Hay registradas más de 700 especies marinas ingiriendo o viéndose atrapados en plástico.

Imágenes sobre la contaminación marítima muy llamativas inundan las redes sociales y los medios de comunicación. Aunque esto es habitual, las grandes empresas y los seres humanos no terminan de concienciarse acerca del consumo de plásticos, el reciclaje y la generación de residuos.

Nosotros mismos pagamos de manera directa las consecuencias de la contaminación marítima. Aunque los grandes afectados son los animales y organismos vivos que viven en el medio acuático.

Las tortugas son algunas de las especies más afectadas. Viral se hizo el vídeo de la tortuga que tenía una pajita de plástico en sus fosas nasales mientras sus rescatadores intentaban retirarla con agónicos sonidos de dolor. Cada cierto tiempo llegan a nosotros contenidos de este tipo para hacernos pulsar la realidad que nos rodea. La «pesca fantasma» (captura de animales en redes abandonadas) es otra de las grandes lacras que el océano tiene preparadas para estos animales.

Otro de los problemas que crean estos residuos es la constante ingestión de microplásticos que llevan a cabo los animales al confundirlos y mezclarlos con algas o peces de menor tamaño. Estamos creando un monstruo que mata y mutila diariamente a cientos de miles de animales. Son más de 700 especies las que se calculan afectadas.

Las cifras

¿Saben cuánta cantidad de basura acaba en el mar cada año? En 2015, una profesora de la Universidad de Georgia calculó que son entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas solo contando la basura proveniente de las regiones costeras. En solo 70 años de establecimiento del plástico como material producido a gran escala hemos acumulado 8.300 millones de toneladas en el planeta.

El plástico puede tardar alrededor de 500 años en biodegradarse. Estaría ahora mismo desapareciendo, en un hipotético caso, los residuos que arrojó por la borda de La Pinta, La Niña y La Santa María, Cristóbal Colón en su viaje a América. Este es un dato estremecedor.

La solución que se plantea es muy sencilla, no hay medidas estrella o claves complicadas que hacer. El planeta sabe cómo producir menos cantidad de este elemento, sabe cómo recogerlo y clasificarlo, sabe reciclarlo y reutilizarlo. Lo único que se resiste es un sistema sin grietas por parte de las administraciones públicas del mundo para combatir este proceso con instalaciones y servicios adecuados.

Desde Zootecnia recalcamos nuestro compromiso con el medioambiente y los animales que se desenvuelven en su entorno natural. Todas las especies merecen ser cuidadas igual que nuestras mascotas.